Triduo de oración

Triduo a la Bienaventurada Maria Pia Mastena
dal 24 al 26 giugno
 
Parte común
Introducción
  1. Dios mío, ven en mi auxilio

  2. Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre y al Hijo
e al Espiritu Santo.
Come era en el principio, ahora y siempre
por los siglos de los siglos. Amén. Alleluya.
 

Canción de introducción (opcionalmente)

Meditación (ver parte propia)

Ave Maria…
 
Oremos juntos:

Renovemos, Jesús, nuestra solemne promesa de querer vivir, orar, trabajar y sufrir única y exclusivamente a Tu mayor gloria para hacerte un testimonio continuo de amor por lo que has hecho y haces por nosotros continuamente.[1]

 
Bienaventurada Maria Pia, ruega por nosotros.
 
Oremos.

Dios Todopoderoso y eterno, que le diste a la Bienaventurada Maria Pia contemplar con ardiente amor el Santo Rostro de tu Hijo, concédenos, por su intercesión, irradiar en el próximo la imagen de Cristo. Él es Dios y él vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Que el Señor nos bendiga, nos preserve de todo mal y nos conduzca a la vida eterna. Amén.

 

Canción final (a ser elegida)

 
Parte propia
 
Primer día: 24 de junio
«Sufrir, pero no hacer sufrir»
 

«... Que cada momento sea santificado. No perdamos uno de ellos, sea la caridad más dulce, el centro brillante de todo movimiento del corazón, de las acciones.
Nunca, nunca, nunca olvide: "sufrir, pero no hacer sufrir". No, queridas hijas, no, no. Que nuestro corazón, en la serenidad, en el dulce amor de Jesús, pueda afirmar todos los días, pero más que cualquier cosa en el momento extremo de la vida: "Por mi culpa nunca hice sufrir a nadie, especialmente a mis superiores, por lo tanto yo vivo y moriré feliz .
Es un punto muy importante en el ejercicio de la caridad, en la preparación para el encuentro eterno con el Esposo: hacer el bien al mayor número de personas posible y habrá absoluta certeza de la sonrisa de placer divino del Suavisimo Rostro de Jesús y en su abrazo de Esposo, en su milagro de amor, todos los días en la Sagrada Comunión, y más que todo, en el anhelo extremo en que seremos entregados a lo eterno, por su bondad misericordiosa, nuestra felicidad en el cielo
».[2]

 
Segundo día: 25 de junio 
«A nosotras fue confiado el Santo Rostro»
 
« …Coloquémonos en fuerte sintonía... prometiendo fidelidad perfecta, asegurando el dulce Cordero Jesús, que no se arrepentirá jamás, en concedernos las gracias deseadas, para que nosotros, a costa de dar nuestra sangre, seamos todas comprometidas en observar nuestra dulce y santa Regla, sí, e observarla con la más perfecta fidelidad, con amor más ardiente.

Fidelidad, confianza, amor, oración perseverante ... oh sí, las gracias no tardarán en llegar, que ninguna sea constreñida a decir en su corazón: "yo deti, he impedido las gracias del cielo ...!
Trabajemos también en la disputa de dar buen ejemplo: buen ejemplo en todo, pero especialmente, con el silencio sagrado.
El silencio es siempre sagrado, porque es la separación de la tierra, es elevación al cielo, es, digamos, el instrumento de la verdadera intimidad con Jesús.
Y, en la intimidad, cuántas gracias se pueden pedir, invocar, obtener ... "
¡Empeñémonos: no contristen en nada a Jesús, pero lo amamos bastante, bastante! ¿Cuántas ingratitudes entristecerían aquel divino Rostro que lanza sobre nosotros continuamente su mirada luminosa, llena de inefable ternura, lleno de piedad suprema, como a suplicarnos consuelo, reparación, suplicándonos las más delicadas amabilidades de nuestro amor! A nosotros se les ha confiado el Santo Rostro y nosotros queremos hacerlo siempre contento, plenamente satisfecho, siempre sonriente! Ánimo! Empréndonos en este cambio de amor ...
!».[3]

 
Tercer día: 26 de junio 
«La Santidad sacerdotal»
 
«¡Qué sublime! ¡Qué gracia! ¡Qué inmensa efusión de gracias!

También es apropiado decirte: "¡Cuanto más difícil es la victoria, más grande es el gran Víctor!" ... ¡y tú ganas! ... Tu parte muy minúscula fue confirmada por la fuerza de Cristo y ... ¡has ganado! ... Cuidado ... atento ... ¡atentos al "registro" de la santidad sacerdotal! ... No lo dejes escapar ... ¡no dejes que lo secueses! ... ¡La consagración marca una nueva etapa más ardiente y brillante! Recuerda "¡Dios no quiere un sacerdote de virtud mediocre! ... "Nunca le dije a nadie esta frase; ahora, mientras escribo (como debes notar) para precipitarme, Jesús me repite: "Lo quiero un sacerdote no de virtud mediocre". ¿Entiendes? ... Procuremos ... esforcémonos por nuestra propia fuerza y, con la ayuda del dulce Jesús y de la Madre Inmaculada, vayamos con valentía, con la más profunda humildad a escuchar la santidad que Jesús quiere de nosotros. A Jesús le gusta mucho la audacia del amor; Él sabe que con su ayuda divina podemos alcanzar todo y esto nos provoca con un ardiente desafío: "¡Se perfecto, como tu Padre que está en los cielos es perfecto! …"... ¡atrayendo con nosotros a las queridas almas redimidas por Su Preciosa Sangre! ... Y ... perdona lo escrito precipitado, mientras la Comunidad me espera ... Oh Jesús ! Jesús! Jesús! ... Sí ... que tu Novello Levita ... latió gloriosamente ... "¡Record de la Santidad Sacerdotal! ...". Es mi voto! ... ¡Ora por mí! ...».[4]

 
[1] Luce da Luce. Lettere e pensieri di MMPM, n.119.
[2] Madre Maria Pia Mastena, 22.4.1951.
[3] Madre Maria Pia Mastena, 3/10/1939.
[4] Lettera diretta ad un Sacerdote novello. Madre Maria Pia Mastena. San Fior, 22/6/1938. Luci da luce. Pag.88.

  • Curia Generalizia RSV
  • Via San Paolo Apostolo, 99 - 00040 Santa Maria delle Mole (RM) - ITALIA
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.